CLAVES PARA ELEGIR UN SEGURO DE VIDA-AHORRO



¿Cómo te imaginas al llegar a la jubilación? ¿Viajando por el mundo? ¿Montando en bicicleta? ¿Escribiendo un libro? ¿Cuidando de tus nietos? Sea cual sea la actividad con la que te visualices, lo más probable es que en todos tus sueños te imagines relajado y disfrutando de la vida y esto solo se puede hacer con la tranquilidad de tener salud y un respaldo económico.Para tener una buena salud mañana, lo mejor es empezar cuanto antes a cuidar la alimentación y hacer ejercicio físico. Para tener una buena hucha, es imprescindible empezar a ahorrar cuanto antes. ¿Cuál es la mejor forma? Los seguros de vida-ahorro son una buena herramienta para ello y aquí vamos a darte algunas pistas para elegir el más adecuado a tus necesidades.


Existen muchos factores a tener en cuenta a la hora de elegir un seguro de ahorro pero entre todos ellos vamos a destacarte dos de los más importantes. En primer lugar, la seguridad que necesitas para tus ahorros. Es decir, si a la hora de invertir tu dinero estás dispuesto a arriesgar a cambio de conseguir mayor rentabilidad económica o, por el contrario, prefieres una rentabilidad menor a cambio de la seguridad de recuperar, como mínimo, lo invertido. La segunda cuestión importante que debes analizar en cada producto de ahorro es la disponibilidad, o lo que es lo mismo, en qué momento podrás retirar el dinero invertido o ahorrado. Teniendo en cuenta estos dos factores, vamos a conocer qué te ofrecen los principales seguros de ahorro.

Plan de Previsión Asegurado (PPA). Con este producto me ahorraré impuestos cuando haga aportaciones al mismo pero no podré disponer del dinero hasta que me jubile (salvo que me invalide, me quede en paro de larga duración o tenga alguna enfermedad grave). Me garantiza que cuando me jubile, al menos recuperaré el 100% del dinero que he invertido. El límite máximo de aportación es de 1.500 euros al año y puedo reducirme esas aportaciones en el IRPF de cada año. Cuando lo cobre tributará como rendimientos del trabajo. Asimismo, puedo movilizarlo en cualquier momento a otro PPA o a un plan de pensiones individual sin perder la ventaja fiscal (en caso de movilización hay productos que mantienen la garantía de conservación del capital aportado y otros no). Se trata, por tanto, de un producto seguro (no pongo en riesgo mis ahorros si espero a cobrarlo cuando me jubile), pero no puedo retirar el dinero en cualquier momento.

Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS). Con este producto puedo aportar hasta 8.000 euros al año con la ventaja fiscal de que la rentabilidad quedará exenta de pagar impuestos si lo mantengo durante más de 5 años y lo percibo en forma de renta vitalicia. Hay dos modalidades: PIAS garantizados (100% garantía a la finalización) o Unit Linked (sin garantía, seguros en los que yo asumo todo el riesgo de la inversión). Podré disponer del dinero antes de los 5 años pero en ese caso perderé la ventaja fiscal asociada al mismo. Puedo movilizarlo a otro PIAS en cualquier momento sin perder la ventaja fiscal. Es decir, este producto se adapta tanto a ahorradores que buscan seguridad como a los que buscan rentabilidad. Puedo retirar el dinero en cualquier momento, pero si quiero disfrutar de sus ventajas fiscales tengo que mantenerlo al menos durante 5 años y cobrarlo en forma de renta vitalicia.

Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo (SIALP). Con este producto puedo aportar hasta 5.000 euros al año con la ventaja fiscal de que la rentabilidad queda exenta de pagar impuestos si lo mantengo durante más de 5 años. Puedo cobrarlo en forma de capital (a diferencia del PIAS que sólo se puede cobrar en forma de renta vitalicia). Me garantiza que a la finalización del mismo al menos recuperaré el 85% del dinero que he invertido, aunque hay modalidades que me pueden garantizar más. Podré disponer del dinero antes de los 5 años pero en ese caso perderé la ventaja fiscal asociada al mismo. Puedo movilizarlo a otro SIALP o CIALP en cualquier momento sin perder la ventaja fiscal. Es decir, este producto va dirigido a ahorradores que buscan algo más de rentabilidad con la seguridad de que al menos recuperarán el 85% del dinero que hayan aportado al mismo. Puedo retirar el dinero en cualquier momento, pero si quiero disfrutar de sus ventajas fiscales tengo que mantenerlo al menos durante 5 años.

Unit Linked. Mediante este producto podré invertir en fondos de inversión o cestas de activos, que podré ir cambiando cada cierto tiempo sin tener que pagar impuestos con cada cambio. A diferencia de otros productos de seguro, yo asumo todo el riesgo de la inversión y, por lo tanto, puedo llegar a perder todo o parte del capital invertido; si bien las expectativas de rentabilidad también pueden ser mayores que las de otros productos garantizados. Tributan como cualquier otra renta del ahorro. Se trata, por tanto, de un producto dirigido a ahorradores con un perfil de riesgo más dinámico, que pueden asumir un mayor nivel de pérdida a cambio de tratar de obtener una mayor rentabilidad. Puedo retirar el dinero del mismo en cualquier momento (excepto en algún tipo de producto Unit-Linked estructurado, que sólo ofrecen ventanas de liquidez en determinados momentos).

Renta vitalicia y temporal. Las rentas son un producto en el que yo invierto un capital e inmediatamente (rentas inmediatas) o al cabo de un tiempo (rentas diferidas) comienzo a cobrar una renta periódica, generalmente mensual, que puede ser temporal (la cobraré sólo durante unos años) o vitalicia (la cobraré hasta que fallezca). Que una renta sea vitalicia quiere decir que, en caso de contratarla, se cobrará mes a mes durante toda la vida. Da igual lo que viva el ahorrador, seguirá percibiendo la renta hasta que fallezca (o fallezca el cónyuge o pareja, si se trata de una renta con reversión). Existen tres tipos de renta vitalicia:Sin herencia, en caso de que el ahorrador o su pareja fallezca, los herederos no perciben nada pero, a cambio, la renta mensual que se percibe es mayor. • Con herencia parcial, en caso de que el ahorrador o su pareja fallezca, se garantiza que los herederos cobrarán al menos una parte del dinero invertido, pero la renta mensual par el ahorrador es menor que en el caso anterior. • Con herencia total, en caso de que el ahorrador o su pareja fallezca, se garantiza que los herederos cobrarán el 100% del dinero invertido, pero la renta mensual del ahorrador es menor que en los dos casos anteriores. La tributación de la renta vitalicia dependerá de la edad en la que contrate la misma, teniendo una fiscalidad especialmente ventajosa si la contrato a partir de los 70 años, dado que en ese caso, si cobro una renta mensual de 500 euros, sólo tendré que pagar impuestos por importe de 7,6 euros. En caso de retirar el dinero antes del fallecimiento, algunas modalidades de rentas vitalicias y temporales garantizan recuperar, al menos, el dinero invertido; sin embargo, en otras modalidades de rentas vitalicias, esto no se garantiza y se puede llegar a perder parte de lo invertido. La retirada anticipada, además, conlleva un tratamiento fiscal diferente. Además, existe otra ventaja fiscal muy interesante asociada a las rentas vitalicias. Me interesa esta opción si tengo 65 años o más y voy a vender o ya he vendido (siempre que no hayan transcurrido más de 6 meses desde la venta) una segunda vivienda (es decir, un inmueble que no sea la vivienda habitual), unas acciones, fondos de inversión, tierras, una licencia de taxi, o cualquier otro bien o derecho que dé lugar a una ganancia patrimonial. Si reinvierto todo o parte del importe de la venta en una renta vitalicia asegurada, hasta un importe máximo de 240.000 euros por persona, la ganancia patrimonial (que si no reinvierto tendría que pagar impuestos) queda totalmente exenta. Más allá de las indicaciones que aquí te damos, una buena forma de plantearte cómo empezar a ahorrar es conocer cuál es tu perfil de ahorrador y qué te gustaría que te ofreciera un seguro de vida. Puedes encontrar una respuesta aproximada a esta pregunta respondiendo a un breve test que te proponemos en https://www.estamos-seguros.es/ahorrar-da-mucha-vida/. Además, en esta sección de la web de Estamos Seguros y en el blog, puedes ampliar la información sobre los seguros de ahorro que hemos mencionado en este artículo, así como de otros productos similares

0 visualizaciones0 comentarios